Sanidad pública y privada: dos sistemas distintos para cuidar la salud

Sanidad pública y privada: dos sistemas distintos para cuidar la salud

 

Portrait of happy female patient showing thumbs up sign while standing with doctor in clinic

 

La sanidad pública y privada son dos esquemas diferentes para el goce del derecho de los ciudadanos a la salud. Tener la posibilidad de disfrutar de una vida lo más saludable posible y que puedas contar con atención adecuada son los propósitos de la sanidad, en su definición más elemental.

Cada país organiza su atención sanitaria en función de su crecimiento económico y las políticas que emprenda para garantizar este derecho.

Aquí influyen las metas que un país quiera alcanzar en materia asistencial, su ingreso per cápita y la inversión que realice el Estado y el sector privado para dar respuesta a la población.

Ahora, si hablamos de alcances, beneficios y formas de financiamiento, te estarás preguntando cuál es la cobertura sanitaria que más te conviene y se adapta a ti y a tu familia.

Antes de tomar una decisión es importante que conozcas cuáles son las ventajas y desventajas de ambos sistemas para que encuentres el que mejor se ajuste a tus necesidades presentes y futuras.

 

Los sistemas de salud en España

En España, la responsabilidad del sistema sanitario, su mantenimiento y gestión recae en el Estado y los programas de salud de sus gobiernos.

Estos deben garantizar el derecho universal de sus ciudadanos a la prestación de los servicios, independientemente de su afiliación a la seguridad social y su capacidad económica.

El sistema de salud español tiene entre sus funciones:

  • Promover y gestionar la salud
  • Fomentar la investigación
  • Preservar el medioambiente y reducir los riesgos de contaminación
  • Reducir el impacto de las emergencias y desastres sanitarios

Entre las características del Sistema Nacional de Salud en España se encuentra el esquema de regionalización sanitaria, que busca reducir la demanda de servicios en los centros urbanos y la participación de las comunidades autónomas.

La administración central del sistema sanitario español recae en el Ministerio de Sanidad, el cual dicta y coordina las políticas de salud. La organización autonómica comprende centros sanitarios, servicios y locales de atención primaria.

Las “zonas básicas de salud” son una instancia que delimita territorialmente la atención sanitaria pública a nivel primario.  Está integrado por centros de salud, un hospital y un centro de especialidades.

España ostenta la tasa de longevidad más alta de Europa y ocupa el segundo puesto detrás de Japón.

Este factor, eleva la demanda de la población y hace que los servicios sanitarios gratuitos puedan verse sobrepasados, resulten insuficientes o no ofrezcan la calidad esperada en ciertas áreas. Sin embargo según un análisis realizado por la Comisión Europea a todos los sistemas de la UE (con ayuda de la OCDE), la sanidad española está entre las mejores de Europa, cubre a toda la población y además es relativamente barata.

Por otro lado, el repunte del poder adquisitivo de la población española ha favorecido la creciente oferta, especialización y calidad de los servicios de sanidad privada.

 

Public Health. Medical Concept with Blurred Text, Stethoscope, Pills and Syringe on Grey Background. Selective Focus.Qué es la sanidad pública

 La sanidad pública es aquella que obtiene su financiamiento mediante los impuestos pagados por los ciudadanos.

Con este dinero los Estados y gobiernos administran la salud pública, pagan los salarios del personal sanitario y dan recursos a los proyectos independientes.

En España, según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el gasto sanitario público per cápita es de 1.500 euros, mientras que en las comunidades autonómicas País Vasco, Navarra y Aragón asciende a €2.287.

 

Qué es la sanidad privada 

La sanidad privada funciona a partir del financiamiento acordado entre una empresa prestadora de servicios asistenciales y los beneficiarios de las pólizas.

El monto a pagar se establece en función de la cobertura, edad del asegurado, planes adicionales y cuotas que escoja. También si se trata de seguros de salud colectivos, familiares o individuales.

En España, la sanidad privada mantiene una racha de crecimiento desde 2013. Ya en  2018, el 21% de los españoles (11 millones y medio de personas) cuentan con un seguro médico privado y representa un 30% del gasto total.

Según las estadísticas 2018 del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), el sector privado dispone de 451 hospitales en España. Esto representa 57% del total de los centros hospitalarios en el país.

El número de camas en clínicas privadas se elevó a 51.332 unidades. Esta cantidad corresponde al 33% del total de camas hospitalarias que existen en este país.

 

Diferencias entre el sistema de sanidad público y privado

Para saber si te conviene un servicio de sanidad pública, privada, o un  mecanismo mixto, debes evaluar las diferencias, así como las ventajas y desventajas de cada uno de los sistemas.

La primera diferencia es la gratuidad de los servicios del sistema público frente al pago adelantado o por cuotas que debes realizar si escoges la atención privada.  

La segunda diferencia es la facilidad para escoger las opciones de atención que prefieras. Si le das más relevancia a la comodidad y reducir los tiempos de espera, tal vez te conviene más contratar los servicios de sanidad privada.

En este caso, de necesitar ingreso a un hospital de pago puedes optar por una habitación individual, cama para un acompañante, aire acondicionado, visitas de familiares, entre otras comodidades que no ofrece la sanidad pública.

 

Ventajas del sistema de sanidad público y privado

Serious doctor listening to patient explaining her painful in his officeEl sistema de sanidad público tiene varias ventajas:

  • Al apuntar al mejoramiento de la salud de toda la población, las personas pueden acceder a servicios gratuitos destinados a la atención preventiva, disminución de enfermedades y tratamientos a largo plazo.
  • Los pacientes no tienen que correr con elevados costes médicos que los pueden llevar a endeudarse.
  • Promueve un sistema equitativo y de igualdad social.
  • La atención y prevención de las enfermedades puede hacerse desde el principio, sin que el paciente postergue su ida a un centro médico (dada la gratuidad).
  • Las empresas pequeñas pueden apoyarse en el sistema de sanidad público para reducir sus gastos en la cobertura de los seguros de salud para sus trabajadores.

 

En el caso de la sanidad privada, las ventajas son:

  • A la hora de concertar una cita o solicitar servicios médicos, la respuesta es más rápida en los centros privados. Algunas cifras indican que mientras la cita para una prueba diagnóstica puede demorar hasta 40 días en un centro público, en la sanidad privada se reduce a 7 días.
  • Ofrece atención más personalizada.
  • Permite escoger a los especialistas y centros.
  • Es más utilizado para quienes desean más comodidad en la atención primaria y el ingreso hospitalario.

Desventajas del sistema de sanidad público y privado

Una de las principales razones para sopesar si se recurre a un sistema de sanidad privado o si es suficiente depender exclusivamente del sistema de sanidad pública es la saturación de los servicios.

Dado que la demanda de usuarios de la red pública es mayor, debido a su gratuidad, esto eleva los inconvenientes para escoger un determinado especialista. Implica listas de espera para ser atendido y puede generar incomodidades en el tema de la hospitalización (escoger tipo de habitación y servicios).

Sin embargo, hay muchas excepciones. Ello depende de la proximidad geográfica de los servicios, las especialidades que son ofrecidas y las necesidades particulares de los usuarios.

Es prioritario comparar las opciones que te ofrecen los hospitales públicos y los privados que están cerca de tu zona de vivienda o trabajo. Solo de esta manera puedes medir que es lo que más te conviene.

Igualmente, para pacientes con enfermedades crónicas, la atención privada puede resultar más costosa.

Otras desventajas de la sanidad privada es el periodo de carencia. Esto significa que al contratar un seguro debe transcurrir un tiempo antes de que puedas hacer uso de ciertos servicios.

Los seguros privados pueden ofrecer el sistema de copago, lo cual puede abaratar los costes. El problema es que esto puede elevar a la larga los gastos médicos importantes, como pruebas diagnósticas, hospitalización y cirugía.

Las limitaciones de las coberturas son otra de las desventajas del sistema privado. Estas pueden restringir el acceso a cierta cantidad de consultas, tratamientos y servicios.

Conclusión

A esta altura te estarás preguntando si te conviene más depender exclusivamente de la sanidad pública, seleccionar la sanidad privada o quizás una combinación de ambas.

Teniendo en cuenta que existen estas alternativas de atención,  es oportuno que valores las necesidades de tu grupo familiar y tus posibilidades financieras antes de tomar alguna decisión.

Si eres de los que tiene como prioridad la comodidad, quizá debas optar por la sanidad privada.  Un sistema combinado te puede permitir seleccionar cuándo usar la sanidad pública y cuándo la privada, de acuerdo con las especialidades y áreas de atención que requieran tú y tu familia.

 

Descarga este Ebook para más información sobre las innovaciones en endoscopia de todo el mundo

Descárgalo  Aquí